Es una técnica de revestimiento de metal sobre la superficie de objetos. Este método modifica las propiedades superficiales de los productos mediante la aplicación de una capa superficial de metal.
El proceso se realiza mediante el uso de una pistola de pulverización para permitir al operario aplicar el metal requerido en la superficie y lograr así las características anticorrosivas deseadas.
Las propiedades de los recubrimientos pulverizados son aquellas del metal del recubrimiento, y estas son variadas, tales como anticorrosivas, antidesgaste, aumento de la resistencia al calor, conductividad térmica… En nuestro caso, aplicamos zinc y aluminio para conferir a la superficie resistencia a la corrosión.

PERSONAL CUALIFCADO

    INSPECTORES OPERARIOS
    NACE ACQPA
    ASTM
    FROSIO