La limpieza por chorreo es el sistema generalmente empleado para la limpieza y decapado de grandes superficies. Se caracteriza por su gran efectividad y facilidad de control. La proyección de las partículas abrasivas se realiza mediante aire comprimido. El chorreado de metales no férricos suele ser por motivos de descontaminación, estéticos o como anclaje para futuros recubrimientos. Esta operación la hacemos tanto en nuestras instalaciones como en casa del cliente. Desplazamos maquinaria y personal cualificado para realizar los trabajos con la mayor seguridad y limpieza posible.