El éxito del desempeño de un recubrimiento depende única y exclusivamente de la correcta y cuidadosa preparación de la superficie antes de su aplicación.
Si la preparación de la superficie es incorrecta el recubrimiento posterior fracasará.
La preparación de una superficie tiene como objetivo eliminar por completo todo agente contaminante y partículas sueltas o mal adheridas dejándolo apto para recibir el tratamiento posterior, y así aportar al substrato las propiedades deseadas.

LIMPIEZA Y DESENGRASADO

La limpieza y desengrasado es el primer paso del proceso de preparación de la superficie . Esta limpieza consiste en eliminar todos los residuos y contaminantes que se depositan en la ella. Para realizar esta operación nos serviremos de agua y agentes desengrasantes aplicados con hidrolimpiadoras o bombas de alta presión.

CHORRO ABRASIVO SECO

El chorro es el sistema generalmente empleado para la limpieza y decapado de grandes superficies mediante los siguientes materiales: granalla (de acero carbono o inoxidable), corindón y abrasivos especiales (esferas de vidrio, cáscara de nuez o bolas cerámicas.
Mediante el proceso de chorro, intentamos conseguir un excelente grado de limpieza generando a su vez una rugosidad y una perfecta terminación superficial para la adherencia de tratamientos posteriores. Nuestro proceso remueve pinturas viejas, óxido en el substrato, lechadas de cemento y cualquier material que pudiera impedir la correcta adherencia.

CHORRO ABRASIVO HÚMEDO

En Sasyma Obras también estamos preparados para hacer la limpieza mediante chorro húmedo.
La diferencia entre el chorro abrasivo húmedo con la limpieza con chorro en seco es que el abrasivo se mezcla con agua antes de impactarlo en la superficie. El substrato chorreado queda de esta forma más limpio y sin presencia de polvo.

La ventaja principal ofrecida por la limpieza con abrasivo húmedo sobre la misma operación, pero llevada a cabo con chorro en seco es la eliminación del polvo generado al chorrear, algo que permite trabajar en todo tipo de entornos con mayor eficiencia y seguridad.

HERRAMIENTAS MANUALES

También podemos preparar la superficie mediante el uso de herramientas manuales. Disponemos de equipos eléctricos y neumáticos, y con ellas eliminamos las impurezas superficiales.